Conoce el Vivac - Perséidas 2017

Participantes

  • Erea
  • Ermi
  • Bea
  • Juan
  • Fernandiño
  • Javi

Actividad

Este año el máximo de la lluvia de Perséidas se anunciaba para la noche del Sábado al Domingo… ¡perfecto!. La méteo se mostraba también favorable, nada que ver con las temperaturas cercanas a los cero grados de las noches previas durante la semana. El ascenso térmico durante la noche invitaba a realizar una actividad de vivac en un lugar con condiciones realmente especiales para observar el cielo nocturno. ¿Quien se puede nergar a un buen 2×1? Conoce el Vivac y noche de Perseidas bajo el mejor cielo de Galicia. Un lugar donde casi puedes rozar las estrellas con las puntas de los dedos.

El camino mas directo para acercarse al cielo pasa sin duda por esas carreteras que ya no figuran en los mapas, pero ya conocemos bien la ruta de modo que eso, en el fondo, tampoco es tan importante. ;-)

Las últimas luces del día nos regalan un espectacular atardecer y las escasas nubes que perlaban el cielo se abren como un telón para descubrinos las primeras luces del firmamento nocturno. Asi que en un periquete acondicionamos el campamento y reponemos fuerzas para la noche con esas cosas ricas que siempre llevamos en la mochila. :-)

No tenemos obstáculos a nuestro alrededor que limiten la panorámica, así que el espectáculo celeste despliega para nosotros toda su extensión. Muchas estrellas fugaces -y muchos deseos- atraviesan de un extremo a otro la bóveda nocturna, como si quisiesen cortarla en gajos. ¡Hasta nos olvidamos de hacer fotos! 8-O

Pasan las horas, y las estrellas caminan lentamente girando alrededor de la Polar, y cuando ya hemos gastado todos los deseos la luna sale majestuosa iluminando toda la pradera, casi, casi, como si fuese de día.

Todos duermen ya. Aprovecho entonces para realizar unas fotos del campamento bajo el claro de luna, con las cumbres de las Trevincas como telón de fondo a lo lejos. Algun piloto con aparente dificultad para estabilizar el rumbo, y un rayo misterioso proveniente de las lejanas montañas quedan también registrados por la cámara.

Llega el momento de plegar velas y me voy a dormir, que las noches de verano no cunden mucho y aqui amanece bien pronto.

Los peques son los primeros en despertarse, como no, y no teminan de entender nuestra adulta resistencia a abandonar el calorcito del saco de dormir. ;-)

¡Que pereza!… pero hay que levantarse y recoger antes de que el sol comienze a pegar fuerte, que por estas tierras altas lo hace a conciencia.

Y colorín colorao… ¡lo hemos pasado genial!… ¡Hasta pronto chic@s!

Última modificación: 2017/08/17 11:46