Anclaje Rosquillero

Introducción

(Rosquillero:rosca-piedra barraquero)

La génesis de lo que vas a leer está en la visita realizada al Cueva de las Choias, en Viduedo, para observar el musgo luminiscente y cuya descripción puedes ver en este enlace.

La instalación de un pasamanos de descenso a las galerías mineras nos planteó un interesante desafío… La calidad de la pared es tan mala, una amalgama de esquistos y arcillas con una consistencia mas próxima a la plastilina que a la roca, que cuando intentas colocar un spit te ocurre esto:

Sobre el malogrado spitinox se aprecia aun adherido parte del material de la pared, arrancado al intentar expandir en anclaje. Con roca de una plasticidad así ningún anclaje de tipo expansivo funcionará bien. Consideramos varias posibilidades para solventar esta cuestión, de las demás hablaremos en otra ocasión, hoy voy a centrarme en una de ellas.

Rosca-Piedra

Durante el cursillo de anclajes tuvimos ocasión de trabajar con los denominados “rosca piedra”, tornillos con un paso de rosca muy grande y con una punta especialmente endurecida, que “tallan” una rosca interior en la roca conforme se introducen en el agujero. Los tornillos rosca-piedra de 10 mm ofrecen una resistencia excepcional, resultando ideales como anclaje de seguridad. Podemos encontrarlos en diferentes denominaciones comerciales como HUS, Multi-Monti… etc.

Durante el montaje de esta clase de anclajes1) extraje diversas impresiones que paso a comentar:

  • Necesitas disponer de utillaje adicional, broca y llave de apriete.
  • Necesitas disponer también de chapas de 10 mm, las de espeleo de 8 no sirven
  • Necesitas realizar mucha fuerza para introducirlos e ir roscando el tornillo en el agujero de la roca.
  • El embocado inicial es crítico, si entra un poco ladeado, a partir de la mitad del tornillo resulta todavía mas difícil seguir enroscándolo2).

No obstante, existen otras medidas de estos tornillos, como la de 8 mm. que aun con unos niveles de resistencia inferior al de 10 mm, por sus dimensiones son compatibles con nuestro utillaje (chapas de espeleo y llave de 13 mm.), pero no tuvimos ocasión de probarlos durante las practicas.

En cualquier caso, los datos ofrecidos por HILTI para el HUS de 8 mm superan las especificaciones típicas de un SPIT correctamente colocado.

Para el caso que nos ocupa hoy, la característica mas interesante de los anclajes rosca-piedra, es su amplio paso de rosca.

DIN 571

Este tipo de tornillos, conocidos como “barraqueros”, están diseñados para ofrecer sujeciones resistentes sobre tacos de nylon o directamente sobre madera. Los habituales son de acero galvanizado de baja resistencia, aunque también los encontramos en acero inoxidable, grado A2.

A diferencia de los rosca-piedra, los barraqueros no disponen de una punta endurecida. No la necesitan ya que están diseñados para utilizarse en medios de mayor plasticidad. Su paso de rosca es comparable a los rosca-piedra, pero la punta es mas “cónica” con lo que resulta mas fácil embocarlos correctamente.

En la foto superior podemos ver, a la izquerda, diferentes longitudes de barraquero DIN 571 inox: 8×100, 8×80 y 8×60. Y la la derecha tres unidades de 8×60 ya “utilizadas”. ;-)

Test

Aunque el objetivo inicial era valorar el comportamiento de los barraqueros en roca muy blanda o de mala calidad, hemos comenzado a investigar que tal funcionan sobre roca mas dura. No ya como anclaje de seguridad, si no su utilidad en progresion como alternativa al DBZ. Ya realizaremos mas adelante un ensayo mas completo con el dinamómetro.

Tin-Tan

Durante la pasada actividad del Club en la Sima Teixeira, aprovechando nuestra estancia en el refugio de Liñares, realizamos los primeros test con tornillos DIN 571-A2, 8×60, sobre roca dura. Para ello utilizamos unos pequeños bloques de caliza grado Tin-Tan, que tomamos de esta pequeña sima a escasos metros del mismo refugio.

Sobre cada bloque calizo realizamos dos agujeros, de 6 y 7 mm. de diámetro respectivamente. En las fotos el agujero de 7 mm. de diámetro está marcado con un punto de taladro al lado.

Sobre uno de los bloques procedimos a introducir los barraqueros enroscándolos al estilo de un rosca-piedra convencional. En el otro bloque intentamos introducirlos directamente a martillazos, al estilo de un buril clásico.

En el agujero de 7 mm. podemos introducir el barraquero casi por completo a martillazos, no asi en el agujero de 6 mm. en el cual entra con dificultad hasta la mitad, y a partir de ahí el tornillo no entra mas y comienza a deformarse con los golpes.

Lo mismo ocurre al proceder a roscar el barraquero contra la caliza. En el agujero de 7 mm. puede enroscarse el tornillo en su totalidad.

Podemos desenroscar el barraquero y vemos cual es su estado:

Pero no ocurre asi en el agujero de 6 mm, en el cual la operacion es mucho mas dificultosa y no conseguimos enroscarlo completamente. Llegando a deformar el tornillo con la fuerza aplicada.

Volvemos a los barraqueros introducidos a martillazos y seguimos golpeando hasta partir la roca:

En el trozo opuesto apreciamos como en el agujero de 7 mm. la huella de la rosca aparece claramente marcada, en cambio en el agujero de 6 mm. no se aprecia nada.

En el bloque roscado, el dibujo de la rosca esta claramente definido en el agujero de 7 mm. y aun mas en el de 6 mm. pero en este último no resulta factible introducirlo en su totalidad.

Burocracia

Capricornio Cuatro es el nombre que hemos puesto a una pequeña pared caliza, a pié de camino, justito por donde se baja hacia la Cueva de Cornatel. Hasta allí nos desplazamos la tarde del Sábado, en visita relámpago, para no dejat pasar el finde sin realizar un poco de Frist, ya que la actividad del Club se canceló a ultima hora.

Desconocemos si esta pared ha sido aprovechada antes para fines similares, en cualqueir caso la caliza tiene muy buena calidad y la superficie presenta numerosas posibilidades que, incluso para un pez en escalada como es mi caso, se vislumbran enseguida.

Así que, en lugar de DBZ´s, comenzamos las primeras pruebas con los Rosquilleros, alternándolos con spits.

Como un guiño a nuestro compañero Moncho y para que se recupere muy pronto, llamamos a esta via abierta por Bea “Burocracia”, que inicialmente solo consta de dos Rosquilleros y dos spitinox, pero ya irá creciendo ya…

En esta ocasión utilizamos únicamente el taladro económico Parkside, despues de reparar su bateria. Para fijar los anclanjes de realizaron cuatro agujeros, dos de 7 mm x 65 de profundidad, y otros dos de 12 mm por 31 mm de profundidad. Y el taladro mostró un buen desempeño y sin signos de fatiga. Puedes ver una comparativa siguiendo este enlace, y ver el proceso de reparación de la batería siguiendo este otro.

Asi queda el agujero de 7 mm, tras retirar el Rosquillero. El tornillo se mantiene ajustado en su lugar y es preciso un pequeño golpe de llave para aflojarlo. El desenroscado posterior no ofrece problemas. Aunque no es muy profunda, la rosca se aprecia claramente definida.

Y ya nos alcanza la noche, con las últimas luces aprovechamos para desmontar y. de paso, recrearnos un poco con el panorama,

Y ya de noche, mientras recogemos auxiliados con las frontales, el lugar se revela como un mirador espectacular hacia Ponferrada.

Si vamos ligeros, aun nos da tiempo a tomar un helado en Orense con Antonio. El día ya no da para mas, pero… ¡volveremos! :-D

1)
Solo instalamos los de 10 mm
2)
Si alguna vez has usando un macho manual de roscar, sabrás perfectamente de que hablamos
Última modificación: 2017/03/18 17:37