Cave Glass

Un simpático y útil accesorio, descendiente directo del Mountain Glass, pero en versión rápida.

Se trata de aprovechar uno de sos pequeños envases de plástico desechables, pero que incorporan un tapón hermético, para improvisar un pequeño contenedor estanco. Para guardar pequeños objetos y protegerlos de la humedad, a pelo o dentro de un contenedor mayor.

En la foto hemos recuperado dos envases de yogur líquido, elaborados con PET, que por su pequeño tamaño resultan realmente prácticos. Una linternilla de emergencia, la llave electrónica del coche, unos cigarrillos, papel higiénico de supervivencia… En entornos acuosos y de elevada humedad este tipo de accesorios son muy recomendables.

La tapa va suelta, así que hay que procurar no perderla, pero el cordinillo que sujeta el Cave Glass por su cuello resulta muy fiable. El secreto está en el nudo.

Sus puntos flaco son su poca resistencia mecánica y el diámetro reducido de su boca… pero esto es lo que es, no podemos pedirle mucho mas por tan poco.

Aunque con un poco de habilidad, aquí dentro “cave” casi de todo… ;)

Un poco de chocolate…

Unos caramelos…

Unos guantes secos…

Incluso un poco de mar

Y en cuanto el Cave Glass se vaya deteriorando… ¡¡nos tomamos otro yogur y reemplazamos el envase!!

(…)

Última modificación: 2016/10/05 15:10