Furning 2016

Agosto de 2016, regresamos a la pared Furning en La Lanzada después de… ¿4?… ¿5 años?. Tendremos ocasión de evaluar el envejecimiento de los anclajes que instalamos tiempo atrás en este ambiente costero tan hostil.

Participantes

  • Bea
  • Estefanía
  • Javi


Pernocta

Llegamos de madrugada para aprovechar el resto de la noche con un poco de astronomía visual en la ensenada del Vao, dentro del denominado Complejo Intermareal Umia-Grove.

Un enclave de singular belleza y de gran importancia ecológica. Además de la gran riqueza biológica autóctona, sus marismas representan una etapa clave en el recorrido migratorio desde África hasta el norte de Europa para una amplia variedad de aves.

Recibimos el día a los pies de una caseta de observación ornitológica, a la orilla del mar, en un pequeño promontorio que, cuando la marea sube, se transforma en una minúscula península unida a tierra por un estrecho istmo arenoso. En época de mareas vivas, incluso este puente de arena llega a quedar sumergido bajo el agua, con lo cual la península se convierte durante unas horas en una pequeña isla.


Furning

Bueno, tras el desayuno nos desplazamos a la pared Furning para ver el estado de los anclajes y darle un poco de uso al material.

En contra de lo que pudiera pensarse, no vivimos solo de cuevas y agujeros sombríos… también disfrutamos regalando los sentidos con espacios abiertos. Y este enclave representa un balcón privilegiado a caballo entre el océano y la ría.

En la galería de imágenes, a continuación, puedes ver mas fotos de la actividad.



Fin de jornada

Al terminar la intensa y fatigosa actividad de Furning nos acercamos hasta San VIcente para ojear la zona de bloque y refrescarnos un poco el el mar, justo al lado de la antigua batería de costa J-1.

De alli nos acercamos hasta Adro Vello para disfrutar la puesta de sol e intentar ver el Rayo Verde, pero las capas bajas de bruma a lo lejos sobre el mar nos lo impidieron.

Por ese mismo lugar, hacia 1.990, andaba por allí quien esto escribe, realizando fotografias en la necrópolis. Por cierto, que estaba en mucho mejor estado entonces que ahora… la necrópolis, quiero decir, ^_^

Y como no podíamos regresar de vacio, sin alejarnos mucho de la zona, cenamos frugalmente con el anochecer y el océano como telón de fondo.

Por que como dice “Gandalf”, el alto, -somos energía… pero tambien somos materia… -.

(…)

Última modificación: 2017/04/15 12:53