Ascensión al Vizcodillo

La Navidad sin nieve… ¡no es Navidad!

Esta agradable excursión es ya una de nuestras clásicas, con un recorrido asequible y espectacular, al que terminamos regresando mas pronto que tarde.

Durante la última ascensión realizada, el día de Navidad de 2.016, disfrutamos de unas condiciones meteorológicas excepcionales. Mar de nubes, inversión térmica y una atmósfera fría, en calma y cristalina…

…todos los ingredientes necesarios para, en el momento preciso del ocaso, regalar nuestros sentidos desde la cumbre con el legendario Rayo Verde.

Pero esto fue al final de la tarde. La actividad surgió de manera casual la noche anterior y con la espontaneidad que acompaña siempre la falta de preparación, salimos tempranito de la ciudad para dejar atrás la niebla.

El día de Navidad se parece mucho al día después de un “holocausto zombi”. Apenas te encuentras gente… no hay pan… no hay bares abiertos… bufff!!! mal dia para salir de actividad con tan solo un botellín de agua y un plátano en la mochila… pensando “ya cogeré algo por el camino”, sí sí…

Hacia el Oeste, las Trevincas desde el Vizcodillo:

Hacia el Sur, la sierra de la Culebra sobresale entre el mar de niebla que no levantó en todo el día:

Hacia el Este, justo tras esconderse el sol, el cielo se llena de tonos pastel:

Y tras el Sol, con las últimas luces del día, hace su aparición Júpiter para indicarnos el camino de regreso.



Última modificación: 2016/12/27 18:05